miércoles, 10 de diciembre de 2014

Golden Cheese Bread for Thanksgiving Day (Cooking Challenge)

Qué fácil es dejarse llevar. Que si hoy toca Halloween, luego Acción de Gracias, Hanuka o lo que nos pongan por delante. El caso es hacer una fiesta tras otra, algunas con una alta dosis de sin sentido y otras ya son casi de la familia. Yo, que nunca he sido yo de fiestas ajenas, reconozco que desde que tengo hijos busco para ellos disfraces de vampiros o momias, Santa Claus aterriza con su trineo cada 24 de diciembre y lo que te rondaré morena. Me va más el rollo España profunda y tradicional pero al final uno acaba por descubrir escuchando a reputados etnógrafos que esto del halloween lo copiaron los americanos de los escoceses que a su vez lo heredaron de los celtas (casi gallegos) así que al final resulta que ya estaba inventado hace siglos y que eso de disfrazarse en la noche de difuntos es más tipical spain que los toros.

Eso sí, a una le toca lo que le toca pero no suelo dejarme llevar por la fiebre de las americanadas, aunque si hablamos de cocina me apunto a todo, o casi. Una de las ventajas de vivir en este mundo tan global es que tenemos a mano miles de posibilidades e ingredientes para cocinar y si alguien necesita la excusa del halloween para hacer galletas aunque sean de fantasmas, pues estupendo, a mi suele apetecerme siempre hornear.




Por eso, cuando Lourdes propuso su reto con recetas de acción de gracias supe que me iba a gustar el rollo americano este. He descubierto multitud de recetas y tengo pendiente asar un pavo, pero eso sí, lo vamos a dejar para cuando seamos más que tres y medio a comer. Como no iba a haber pavo en mi casa opté por algún acompañamiento, aunque como el postre no se ha dado bien (qué queréis, aquí no voy a subir fotos de mis pifiadas culinarias) os traigo un rico pan que es bien recibido en cualquier momento, si hace frío mejor ya que recién salido del horno está impresionante. Vivan los americanos y su manía de ponerle queso y mantequilla a todo.






Si queréis hacer un menú completo, que en esta vida de todo hay, no os perdáis las recetas de mis compañeras... seguro que son para no separar los ojos de la pantalla... me huele hasta aquí ;): Pikerita, Los Cerezos en Flor, Dit i Fet y CocinArte.









Golden Cheese Bread o Pan de Queso Dorado




  • Ingredientes:
  • 250 gr. de leche
  • 10 gr. de levadura fresca (yo le puse 5 gr. de seca de panadero)
  • 1/2 cucharita de azúcar
  • 400 gr. de harina panificable
  • Una cucharada de hierbas. Yo puse orégano, albahaca, romero, tomillo y cebolla deshidratada a ojo
  • Una cucharada de parmesano rallado
  • Una cucharadita de sal
  • 60 gr. de mantequilla derretida. 
  • 250 gr. de mezcla de quesos rallados. 







  • Preparación:
  • La receta está hecha en la thermo, pero si quieres amasar a mano solo hay que mezclar los ingredientes en el mismo orden y amasarlos. 

  • Ponemos en el vaso de la Themomix la leche, la levadura el azúcar y 150 gr. de harina. Lo mezclamos bien (30 seg. velocidad 4) y lo dejamos reposar 15 minutos en el mismo vaso. Añadimos el resto de la harina, las hierbas, el parmesano y la sal. Mezclamos (10 seg. velocidad 4) y amasamos un minuto a velocidad espiga. 

  • Dejamos reposar la masa unos 40 minutos y la amasamos de nuevo (1 minuto, velocidad espiga). Dividimos la masa en tres porciones iguales y formamos un cilindro. Untamos un molde con mantequilla derretida, yo en esta ocasión he hecho tres moldes de cakes pequeños de los de usar y tirar, pero podemos montarlo en un molde de cake de un litro y forramos la base con papel de horno. 

  • Cortamos cada cilindro en unos 20 trocitos de masa del tamaño de una nuez. Ponemos en el fondo los primeros 20 trozos, los untamos de mantequilla derretida y le ponemos un tercio del queso rallado. Ponemos otra capa de pan y repetimos el proceso. En la última capa de pan, untamos con mantequilla pero no ponemos queso, lo reservaremos para el final. Así, tenemos un molde con tres capas de pan y dos de queso. 

  • Dejamos reposar el pan unos 40 minutos, hasta que doble su tamaño y lo horneamos entre 30 y 35 minutos a 180º. Sacamos el pan del horno, lo desmoldamos con cuidado, ponemos el pan en una bandeja de horno con un papel de hornear y le espolvoreamos por encima el queso que teníamos reservado. Volvemos a meterlo en el horno 3 ó 4 minutos hasta que el queso esté fundido y servimos. Este pan se come pinchando con un tenedor y sacando las bolas. 




* Sígueme en tu mail *